SCAART

telefono

S.C.A.A.R.T.


A día de hoy, encontrar una taxi en Algeciras o en cualquier otra ciudad es una tarea bastante fácil, ya que nos bastaría con marcar un numero de teléfono determinado para tenerlo a nuestra disposición al poco rato, aunque esto no ha sido siempre de este modo.

Hace décadas, era misión bastante mas complicada y el resultado de la misma bien lo podríamos calificar de incierto debido a que el azar jugaba casi siempre un importante papel. La persona que decidía buscar un taxi, tenía pocas alternativas en cuanto al modo de hacerlo, debiendo en todos los casos salir a la calle y elegir, una vez en ella, entre esperar en un lugar estratégico la aparición de alguna luz verde y el desplazamiento hasta la parada mas próxima. Del modo que fuese, usuarios y taxistas se veían perjudicados por razones obvias.

La instalación de teléfonos en las paradas mejoró algo la situación, aunque no dejaba de ser una solución relativa, ya que todo dependía de la existencia taxis en las mismas por ser los propios taxistas quienes atendían las llamadas de los clientes lo que daba lugar a una cierta e indeseable picaresca, ya que el profesionales a quien correspondiese contestar la llamada podía desatender el requerimiento del cliente en función de sus personales intereses al no haber posibilidad de control alguno.

La solución definitiva, llego de la mano de un componente electrónico, el transistor, inventado en el año 1947. Este componente vino a substituir a la válvula   utilizada hasta entonces a la que aventajaba en economía, tamaño y fiabilidad. Su aplicación industrial trajo como primera consecuencia, en relación con el tema que nos ocupa, la aparición en el mercado de equipos trans-receptores, lo que llamamos corrientemente emisoras, mas baratas, fiables y de tamaño mucho menor, idóneas para ser instaladas en cualquier vehiculo.

Llegados a este punto y considerando que ya no faltaba ningún elemento para ello, hay que estimar como forzosa la creación y ofrecimiento a los usuarios de un servicio de radio- taxi eficaz y competitivo por parte de asociaciones gremiales, cooperativas de taxis y otras entidades ya existente o creadas a tal efecto, servicio que tendría un éxito inmediato, espectacular y hasta desbordante en algunos casos.  

Mención especial, por beneficioso, merece el factor aglutinante que ejerció de forma mas o menos directa el nuevo servicio sobre un colectivo como el del taxi, de por si bastante individualista y desorganizado, ya que al tener que agruparse alrededor de cooperativas y asociaciones, por razones que no es necesario explicar, vio enormemente facilitada una defensa mas eficaz de otros muchos intereses comunes.

A partir del día 1 de Septiembre de 1980, los algecireños pudieron disponer de un servicio de radio- taxi en su ciudad, antes incluso de que lo tuvieran en otras localidades andaluzas mas grandes. En un momento determinado de la mañana de ese día, en las dependencias de la centralita que la recién creada Asociación Algecireña de Radio Taxi había instalado en el edificio Rotabel, Av. Virgen del Carmen 45, se recibido la primera llamada de la historia de este servicio en Algeciras solicitando el envío de un taxi al hotel Reina Cristina, solicitud que fue atendida de inmediato por al operadora Juani Aguilar procurando que su voz sonar aclara y firme, o al menos lo mas posible, utilizando para ello los flamantes equipos que tenia a su disposición.

Aquella llamada significo para el sector del taxi algecireño la entrada en una nueva era, ya que por obra y gracia de las ondas hertzianas, las distancias a veces insalvables, que separaban a usuarios y taxistas habían desaparecido. Estos últimos, a partir de entonces, dejaron de estar solos, aislados, y    hasta cierto punto, indefensos en sus vehículos para quedar vinculados de forma firme y permanente, no solo con el usuario sino también con el resto de compañeros a través de la centralita.

Pero alcanzar aquella meta no había sido fácil. Desde que Antonio Vázquez, Antonio Castro y José Hidalgo, impulsores del proyecto, concibieron la idea mientras desayunaban en el bar Fliper, hasta que se produjo la primera llamada, las dificultades a vencer habían sido muchas, siendo quizás una de las principales con que se toparon la de convencer a un numero de compañeros lo suficientemente alto como para acometer el proyecto con garantías de éxito.

Charlas, muchos cafés, psicología, sentido común y la necesidad de buscar soluciones a los muchos problemas que por aquella época acuciaban al sector del taxi en Algeciras, hicieron que el numero de personas dispuestos a secundar el plan pasara de tres a trece, cifra modesta a los ojos de algunos pero que a ellos les pareció suficiente como para decidirse a dar el siguiente paso para lo que acordaron reunirse en asamblea el día 11 de abril del año 1980 a las 21.00 en la venta de El Chato, en la barriada de Pelayo, un marco desde luego apropiado para los acuerdos que iban a tomar.

Fue una reunión breve pero densa en su contenido, presidida por Dn. Antonio Vázquez Medina y en la que ejerció como secretario el letrado Dn. Ángel del Valle.

Aquella noche se tomaron una serie de importantes acuerdos, necesarios todos ellos para seguir avanzando en el proyecto. Así, se acordó constituir la Asociación Algecireña de Radio Taxi, también aprobaron los estatuto sociales por los que se habría de regir su funcionamiento, otro acuerdo fue la aportación de 25.000 al capital social por cada socio, además se aprobó solicitar un préstamo a una entidad bancaria de 4.000.000 de pesetas, que debía ir destinado a la compra de un local donde instalar la centralita de radio taxi, dándose la circunstancia de que aquel préstamo fue avalado su momento, de forma personal, por Dn. Antonio Vázquez Medina y Dn. José Hidalgo Fuentes, y por ultimo, fue elegido el primer consejo rector aquella flamante asociación, cuyos presidente y vicepresidente fueron respectivamente, los señores Medina e Hidalgo mencionados anteriormente, titulares de las licencias 10 y 52, recayendo las labores de secretario sobre el que seria también letrado de la nueva entidad Dn. Ángel del Valle y siendo elegidos como vocales los también taxistas Dn. Antonio Castro López, Dn. Julio Lara del Pino y Dn. Manuel Porto Domínguez.

Concluida la asamblea y luego de celebrar convenientemente el éxito obtenido, urgía materializar los acuerdos en ella alcanzados ya que había un afán generalizado por tenerlo todo listo cuanto antes, lo que significaba entrar en una fase de trabajo intenso para todos. Todos por supuesto arrimaron el hombro en la medida de sus posibilidades. Había que llevar a cabo muchas gestiones burocráticas, a veces desesperantemente lentas, buscar y acondicionar un local donde instalar la centralita, seleccionar el personal adecuado, y muchas cosas mas. Querían tenerlo todo listo cuanto antes y lo tuvieron para el día 1 de Septiembre de aquel mismo año 1980, fecha para la que también, y felizmente, se había duplicado el numero de socios.

Hoy quedan lejos aquellos tiempos en que había que salir necesariamente a la calle para encontrar un taxi, o cuando los taxistas pagaban 6 ó 7 pesetas por tener un teléfono en las paradas para que los usuarios pudieran llamarles. Lejos también quedan aquellas 45000 pesetas que costaron las bases que se instalaron en la central, o las 6500 pesetas que costaron las primeras emisoras que se instalaron en aquellos taxis, hasta el usuario ha dejado de oír la voz de la operadora en sus desplazamientos pues las nuevas tecnologías imponen su ley y la pantalla táctil ha terminado ganado el pulso. Incluso aquella primera Asociación Algecireña de Radio Taxi tampoco existe ya, pues pasado el tempo se integró en la actual Sociedad Cooperativa Andaluza Algecireña de Radio Taxi, lo que le ha permitido ser, con orgullo, centro especial de empleo, no sin antes haber absorbido a otra asociación de posterior creación a la suya.

Quedan tan lejos aquellos tiempos que ya muy pocos de aquellos osados pioneros que se reunieron en la venta de Pelayo están en activo, apenas dos o tres, los mas disfrutan de una merecida jubilación y otros, desgraciadamente ya han fallecidos, pero todos sin excepción gozan del respeto, la admiración y el reconocimiento a que se hicieron acreedores por parte de todos los que gracias a ellos han tenido las cosas un poco más fácil en este mundo siempre complicado y cambiante, pero a la vez sorprendente, del taxi.

 

  • A Su Servicio Las 24 Horas
  • 1TAXI!
  • Servicio De Pago Con Tarjeta
  • Anunciese Con Nosotros
  • Buzon De Sugerencias
  • SCAART